Dirección

  • White Instagram Icon

(cc) Creative Commons /

Vlado Mirosevic 2014-2017

Distrito: 21 de Mayo 690, Arica.

Congreso: Pedro Montt s/n, Piso 6, Of. 11, Cámara de Diputados, Valparaíso.

Contacto

CONOCE MI VISIÓN Y POSICIÓN SOBRE DIFERENTES TEMAS DE INTERÉS

AFP Y SISTEMA DE PENSIONES

En materia de pensiones soy un convencido que la mejor alternativa, que combine de
forma equilibrada los principios de la libertad y la igualdad, consiste en un sistema
mixto. El actual esquema de capitalización individual basado en las AFP’s ha
demostrado ser incapaz de enfrentar las enormes desigualdades sociales producidas,
muchas veces, por haber nacido en condiciones distintas. Es por esto que se hace
necesaria una reforma estructural al actual modelo previsional, introduciendo un
fuerte componente de seguridad social orientado a mejorar las pensiones de todas las
personas de nuestro país.


Este sistema mantiene un componente de capitalización individual a la vez que
establece un fondo solidario con aportes de trabajadores, empleadores y recursos del
Estado.

DEMANDA ANTE LA HAYA

Desde un inicio he apoyado la posición de Chile ante el Tribunal Internacional de
Justicia con sede en la ciudad holandesa de La Haya. La defensa chilena ha sido sólida
frente a una demanda boliviana que pretende obligar a Chile a sentarse a negociar una
eventual salida soberana al mar.

Desde mi punto de vista, Chile ha sostenido conversaciones diplamáticas con Bolivia
durante todo el siglo XX, intentando buscar una solución a su demanda, las cuales han
fracasado. Sin embargo, dichas conversaciones que han sido de buena fe y
prácticamente bajo todos los presidentes del siglo XX, no pueden constituir derechos
expectaticios como sostiene la posición boliviana. Desde mi óptica, un país no está
obligado a negociar en el futuro debido a que sostuvo conversaciones fracasadas en el pasado. De lo contrario, la diplomacia entre los países se vería absolutamente
restringida y ningún cuerpo diplomático de ningún país del mundo iniciaría
conversaciones o negociaciones –siempre posibles de fracasar- con otro país.

Es por eso que apoyo la posición chilena. Chile no está obligado a negociar y esos
supuestos derechos expectaticios no existen. Dicho esto, creo que las relaciones con
Bolivia no se pueden seguir judicializando y por el contrario debemos ver en la
relación bilateral una oportunidad de integración económica y cultural.

DESCENTRALIZACIÓN

Chile es el país más centralista del planeta. Somos el único que no elige
democráticamente a sus Intendentes y que tiene una alta concentración del
presupuesto público (85%) en manos del gobierno central, estando sólo un 15% del
gasto en el nivel subnacional (comunas y regiones). Desde el Congreso me he rebelado
contra esa realidad.


Regiones como Arica y Parinacota pagamos el costo de este excesivo centralismo. Por
eso es necesario hacer una reforma hacendaria, con una Ley de Rentas Regionales, que
permita que recursos que hoy son decididos en el nivel central, sean distribuidos en
los niveles locales y regionales.


El centralismo unitario que prevalece en nuestro país requiere de cambios profundos,
que constituyan un real avance para nuestras regiones. Para que la descentralización
sea una realidad, esta debe ser integral y abarcar sus tres ámbitos fundamentales:


- Descentralización económica/fiscal: Que permita la autonomía de las regiones
en la obtención, uso y disposición de sus recursos.


- Descentralización política: Que distribuya y desconcentre el poder a lo largo y
ancho del territorio nacional, para que las regiones puedan definir sus propias
estrategias de desarrollo.


- Descentralización administrativa: Para que los gobierno, organismos, y
entidades regionales tengan las atribuciones y facultades que permitan su
efectiva gestión autónoma, sin tutelas del gobierno central.

LEY DE PUERTOS

Los puertos son una fuente importante de actividad económica para regiones como
Arica. Sin embargo, más allá del empleo directo e indirecto que generan, los puertos
no tributan en las comunas y regiones donde hacen sus operaciones. Es por eso que
abrazo la idea de destacados regionalistas y académicos en torno a crear un impuesto
por cada tonelada operada en los puertos y que sea recaudada por los municipios.